Gamificación, la clave para conseguir engagement

En todos los negocios siempre se habla de engagement, de compromiso. Si lo extrapolamos al ámbito de recursos humanos, las personas que tienen engagement son aquellas que están involucradas emocionalmente con la compañía, tienen un vínculo laboral y se sienten orgullosos del mismo. En definitiva, se trata de los empleados que toda empresa quiere. Tener un empleado con engagement es una garantía de éxito, porque esa persona va a trabajar por y para el bienestar de la empresa y no sólo para el suyo propio.

Pero, ¿cómo se consigue ese engagement laboral? Las estrategias son múltiples pero la mayoría se encaminan a un aumento de la comunicación, un buen ambiente laboral, una mejora de la motivación y, por supuesto, un buen proyecto de futuro. En este artículo queremos una vía para conseguir los tres primeros aspectos: la gamificación.

 

La gamificación

La gamificación se trata de trasladar la mecánica de los juegos al ámbito profesional para conseguir mejores resultados. El juego, ya sea físico o sea online, es una forma de incentivar y despertar la mente y captar la atención.

Ya desde hace tiempo se ha hablado de las facultades mentales que parecen mejorar los videojuegos, como la atención, el procesamiento rápido de la información o la flexibilidad a la hora de cambiar de tareas. Pero no sólo los videojuegos tienen esta capacidad de potenciar habilidades. Juegos físicos como escape rooms o juegos de cooperación pueden ayudar a aumentar también el trabajo en equipo, las habilidades comunicativas y la consecución de objetivos.

Imaginad un juego (online o físico) en el que tu equipo se enfrenta a problemas que ponen en jaque a su mente, que buscan poner a prueba su memoria, su atención, su capacidad de resolución de problemas y su trabajo en equipo. Imagina un juego que haga que tu equipo esté en total comunicación para conseguir un bien común. ¿No es lo que deberían hacer día a día en su trabajo? Sí, pero sin ese elemento de gamificación que les hace sobreponerse, así como mejorar su interés y su atención, ese elemento que les permite salir de la normalidad para vivir algo diferente, único, con su equipo, algo que luego puedan extrapolar a su día a día.

 

La actualidad

Desde hace tiempo han aparecido nuevas tecnologías y conocimientos para aplicar esa gamificación en el sector de recursos humanos. Ahora, en la actualidad, tras meses de confinamiento tras la emergencia sanitaria a causa del COVID-19, vivimos un momento complicado, un momento en el que la capacidad de aumentar la cohesión de los equipos se valora más que nunca. En el que conseguir un aumento del engament laboral es más complicado pero, a la vez, más necesario de lo que lo era tan solo tres meses atrás. Los líderes en recursos humanos están trabajando duro para conseguir un clima laboral como el que había hace meses o incluso como el que nunca tuvieron. Pero sabed que hay una palabra mágica que abre la mente y la comunicación entre las personas desde que somos niños: la gamificación.